5 beneficios de comer sano durante la jornada laboral

Muchos son los consejos que existen para mantener la energía, conservar el bienestar físico y hacer nuestras labores de la mejor forma. No obstante, los que siempre se repiten son dormir entre 7 y 9 horas, beber alrededor de 2 litros de agua, hacer ejercicio y tener una dieta saludable, 

En el campo laboral un buen desempeño depende de muchos factores, tanto internos como externos. Los que conciernen al individuo se relacionan con sus hábitos de vida, por ejemplo, el tiempo de sueño, su manejo del estrés y, por supuesto, la forma de comer.

¿Por qué es importante tener empleados que se alimentan sanamente?

Muchas empresas apuestan por ofrecer pausas durante la jornada laboral, fuera de la hora de la comida, donde los colaboradores puedan optar por una colación sana que restituya su vigor. Entre los beneficios de comer sano se encuentran que garantiza el buen funcionamiento del organismo, disminuye el riesgo de padecer enfermedades graves y ayuda a tener más energía durante el día.

Los tiempos “de ocio” son necesarios para poder recargar energías, refrescar nuestra mente, movilizar nuestros músculos y volver renovados. Por lo que darles estos espacios a nuestros colaboradores ayudará a mejorar la productividad de la empresa.  ¿Cómo? Al comer sano tendremos empleados con mejor bienestar físico y emocional, equilibrando su mente y su cuerpo.

Sin embargo, muchas veces lo que desean con fervor a media mañana son alimentos con azúcares procesados, sin notar que existen alimentos más sanos y con mejores nutrientes, como las frutas. Estas son ricas en vitaminas, minerales y fibras, lo que ayuda a potenciar sus labores. Entre las ventajas de comer fruta durante la jornada laboral están las siguientes: 

1. Contribuyen a mantenernos hidratados

Casi todas las frutas son ricas en agua, por lo que ayudan al organismo a mantenerse hidratado, además, las frutas acuosas son aquellas que tienen más vitaminas hidrosolubles, como la vitamina C y las vitaminas del grupo B. Por otro lado, su consumo facilita la eliminación de toxinas a través de la orina. Entre las que tienen más agua se encuentran la mandarina, la sandía, la pera, el melón, la manzana y el durazno. 

2. Su azúcar natural mantiene los sentidos alertas 

Las frutas con alta concentración de azúcar natural, como el mango, el plátano, los higos, la granada o las frutillas, son una excelente opción cuando se quiere comer alguna golosina. Su sabor dulce despertará y mantendrá la atención de nuestros empleados en las tareas asignadas.

3. Ayudan a combatir el sobrepeso y la obesidad

Las frutas ayudan a bajar de peso, porque mejoran la digestión, contribuye a que no se retengan líquidos y depuran el organismo. También es importante destacar que su contenido en grasas es bajo y las que tienen un alto porcentaje cuentan con grasas saludables, aunque su consumo debe ser reducido. Entre estas destacan el coco, el mango y las uvas.

4. Tienen un impacto positivo en la salud física

Las frutas, gracias a sus vitaminas A, C y B, ayudan al buen funcionamiento del corazón, del cerebro, del sistema digestivo e inmunológico. Además, al ser antioxidantes, previenen el envejecimiento prematuro y las enfermedades degenerativas. 

5. Aumenta la retención del personal

Sin duda, al comer sanamente nuestros empleados fortalecen su salud, lo que evita el ausentismo laboral y aumenta su rendimiento. Los OMS recomienda comer 400 gramos de frutas y verduras al día, así que hay que impulsar el consumo de estos alimentos durante la jornada laboral y se gocen de los beneficios de comer sano. 

1 comentario en “5 beneficios de comer sano durante la jornada laboral”

Deja un comentario